TEXTOS CRÍTICOS

TEXTOS CRÍTICOS

La levedad y el peso

Palabras de presentación para la exposición La Levedad y el Peso

He de tomarme la licencia de ofrecerles un fragmento del libro “La insoportable levedad del ser” de Milán Kundera que, en una tarde calurosa y de extrañas coincidencias, Juan Carlos Rodríguez me releía intentando hallar un título para la exposición que hoy inauguramos. Parecía como si Juan Carlos, iluminado, hubiera descubierto sin proponérselo una de las lecturas preferidas por Pedro Pablo a principios de los años 90, y más que una lectura, parte de la filosofía existencial del artista.

Silvia E. Oliva Saínz

Silvia E. Oliva Saínz

Representante del artista

Pedro Pablo Oliva: ese provocador irredimible

Catálogo exposición En Cuerpo y Alma, Centro de Arte Contemporáneo Wilfredo Lam, 2017

Siempre he preferido la historia que narra el arte. Con la otra me disgrego constantemente diseccionando los estragos de la perspectiva. La obra de arte proclama su punto de vista individual desde el primer contacto. Nos muestra una realidad mediatizada, inducida, transmutada por el genio creador que involucra su experiencia –y muchas veces su propia vida– en la presunción de transformar, o al menos transfigurar la percepción de la realidad. Seguramente esta visión será imprecisa, pero se infiltra de manera natural en la capacidad intelectiva y propicia un acercamiento más descarnado, límpido, casi siempre provocador.

Isabel María Pérez Pérez

Isabel María Pérez Pérez

Crítico y Curadora de Arte

La Isla de las estampas

Catálogo exposición Rostros de una Isla, Galería de Arte Cubano Artemorfosis, Zúrich, 2016

Cuando en el año 2006 se anunciaba a Pedro Pablo Oliva como ganador del Premio Nacional de Artes Plásticas nadie resultó sorprendido. Como declaró David Mateo, fue este “un premio de consenso público”. Y es que la obra de Oliva es, sin lugar a dudas, uno de los más grandes exponentes de las artes visuales en la Isla; el trascendental otorgamiento no supuso entonces la consagración, que hacía varios lustros ya estaba asegurada por dicho “consenso público”, sino apenas una reafirmación del aporte substancial que constituye la obra de este creador y su lugar preeminente en la Historia del Arte Cubano.

Leonora Oliva Sainz

Leonora Oliva Sainz

Crítico y Curadora de Arte

Anotaciones

Catálogo exposición Apuntes de Viajes, La Habana, 2016

Es excitante viajar: marcar un destino, “hacer las maletas”, abrir la puerta y descubrirse a punto de ser abatidos por el polvo del camino. Entonces, con simplemente un paso, iniciamos la aventura…
Y es que la humanidad se ha hecho experta en esto del andar. Rutas de vuelo, barcos, carreteras… El hombre ha acortado las distancias y hoy 80 días son más que suficientes para recorrer el mundo.

Leonora Oliva Sainz

Leonora Oliva Sainz

Crítico y Curadora de Arte

Confesiones de Pedro Pablo Oliva

Revista Cuba

Me gustan los niños. No me dejan dormir ni trabajar, pero me hacen feliz. Un día abrí una puerta y descubrí que tenía cinco hijos. Llegaban misteriosamente cada vez que notaba que mi mujer empezaba a convertirse en una loma. Una se llama Silvia, la otra Leonora; esas son de Araceli, Pablito, de Mari. Penélope y Azul, de Yamilia.

Pedro Pablo Oliva

Pedro Pablo Oliva

Artista

Pedro Pablo Oliva, the master jugando

Catálogo de la exposición Pedro Pablo Oliva, the master jugando

Esta es la historia de un hombre que busca dar un sentido poético a su obra. La óptica crítica, la calidad técnica y la definida línea temática que aborda una parte del vivir cotidiano, constituyen una intención constante. La experimentación unida al dominio absoluto del color y la textura para dar los conflictos del espíritu humano. Lo ingenuo y lo trágico. El dibujo saltando por encima de la pintura, la belleza de una expresión que puede parecer grotesca pero nunca corrosiva. La historia del hombre y su vida, del hombre y su mundo, del hombre y otros hombres.

Silvia Llanes

Silvia Llanes

Crítico de Arte

Pedro Pablo Oliva: El encanto de una pequeña hoja de tamarindo

Opus Habana

Mezcla de picardía y jolgorio, su obra sorprende -en primera instancia- por el tratamiento desenfadado de la realidad cubana actual. Pero más allá de la ingeniosa humorada, este pintor excepcional da rienda suelta en sus cuadros a una profunda vocación poética, translúcida de ternura y candor. Cuando Pedro Pablo Oliva regresa de Pinar del Río, en esta casona de la Habana Vieja se alborozan hasta los gatos. Trae en cada bolsillo un tomeguín, y un tropel de lagartijas sigue sus pasos.

Argel Calcines

Argel Calcines

Crítico de Arte

Por donde se escurre la serpiente

Arte Cubano

El estudio perfectamente iluminado se hacía más acogedor por el silencio y el penetrante olor de las pastas que el pintor utilizaba para dar vida a los personajes de sus lienzos. A la derecha una pared servía de sostén a cuadros que reposaban, unos sobre otros, a la espera paciente del artista, que por esos días había decidido acariciar las atractivas curvas de la modelo. Ella, sentada de espalda, no le prestó ninguna importancia a mi llegada; sin embargo, el movimiento de su figura trajo a mi memoria un desnudo de Mondigliani, aunque aquella nos mira a los ojos.

Ramón Fernández Cala

Ramón Fernández Cala

Crítico de Arte

Oliva, mágico y rebelde

Revista Habanera, Año 4 #10

Conozco a Pedro Pablo Oliva hace más de veinte años. Ya pintaba maravillosamente, dueño y señor de un universo onírico, poético, lleno de color, pero al mismo tiempo con los pies bien asentados sobre la tierra de la humilde calle de barrio, donde vive todavía, en la ciudad de Pinar del Río, 160 kilómetros al oeste de La Habana.

Pedro Juan Gutiérrez

Pedro Juan Gutiérrez

Crítico de Arte

Hablando de Utopías

Palabras para la exposición Utopías y Disidencias

Fue hace casi veinte años atrás, en la cresta de una traumática ola de cambios a nivel planetario y en medio de una de las más agudas crisis económicas y sociales que ha enfrentado el pueblo cubano en el último medio siglo, que Pedro Pablo Oliva hizo su última muestra personal en su ciudad natal.

David Horta Pimentel

David Horta Pimentel

Crítico de Arte

El juego de la vida o un mundo de pura poesía

Catálogo a la exposición “Historia de Amor”, Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana, 2007

La ejecutoria de Pedro Pablo Oliva le sitúa como un artista sobresaliente, continuador de sus predecesores desde el rigor de la pintura, el dominio del dibujo y el alcance de sus presupuestos estéticos y conceptuales. Singular exponente de un estilo neoexpresionista, trascendido por el realismo mágico y el surrealismo, a Pedro Pablo le distinguen el acento lírico, las texturas y los efectos técnicos en una composición resuelta por la aprehensión de fantasías y realidades. Compone su poética desde un acercamiento anecdótico y enaltecedor de los sentimientos humanos, secundado por un tratamiento simbólico.

Hortencia Montero Méndez

Hortencia Montero Méndez

Crítico de Arte

El gran apagón: Un Guernica Cubano

Cuba: libertad y responsabilidad. Desafíos y proyectos

Ya sabemos que no hay dos obras iguales, ni hombres similares, ni puras coincidencias estéticas o históricas. También sé que toda comparación es molesta, inexacta, arriesgada. Pero no he podido librarme de una intuición, aún más, de una insinuación, persistente e imposible de alejar. No ha servido de nada que me repita, una y otra vez, que no sé nada de pintura, que no tengo experiencia en estas lides estéticas, que mejor dejarlo a quienes crean, o reciclan celosamente, la llamada crítica especializada.

Dagoberto Valdés

Dagoberto Valdés

Ensayista

Papeles Nocturnos

Catálogo expo Papeles Nocturnos, Galería Domingo Padrón, Miami, EUA, 2001

La especial sensibilidad de Pedro Pablo Oliva le permite captar un fascinante universo cargado de símbolos, producto de su incesante imaginación y con la absoluta singularidad de quien es capaz de construir una formulación plástica de vigorosa fantasía. Su propuesta artística toda es un conjunto realizado con inspiración lúdrica, que atesora un mensaje inquisitivo, portador de valores éticos y morales de alcance universal.

Hortencia Montero Méndez

Hortencia Montero Méndez

Crítico de Arte

Quiero pintar en paz

Catálogo de la Exposición, Galería Domingo Padrón, Miami, EUA, 2001

Desde que tengo así uso de razón, desde que uno es chiquito, lo único que me gustaba era eso: pintar, y no pensaba en otra cosa. Yo no tenía en mi cabeza, ni remotamente, la idea de ponerme a estudiar otra cosa que no fuera pintura, que no fuera ser pintor. No es como otra gente que quizás amaba otra profesión o soñaba con estudiar otra cosa y de momento cambió, no.

Pedro Pablo Oliva

Pedro Pablo Oliva

Artista

Anfitrión de la Noche: Un rencuentro con la obra de Pedro Pablo Oliva.

Catálogo expo Papeles Nocturnos, Galería Domingo Padrón, Miami, EUA, 2001

La especial sensibilidad de Pedro Pablo Oliva le permite captar un fascinante universo cargado de símbolos, producto de su incesante imaginación y con la absoluta singularidad de quien es capaz de construir una formulación plástica de vigorosa fantasía. Su propuesta artística toda es un conjunto realizado con inspiración lúdrica, que atesora un mensaje inquisitivo, portador de valores éticos y morales de alcance universal.

Hortencia Montero Méndez

Hortencia Montero Méndez

Crítico de Arte

Las paradojas inconclusas de Pedro Pablo Oliva

Réplica21. 2000-2006

Pedro Pablo Oliva irrumpe en la plástica cubana en la década del setenta. Eran tiempos difíciles donde el llamado “Caso Padilla” atizó las diferencias que imperaban en la intelectualidad insular con relación al dogma socialista de asumir al artista como imprescindible “combustible social”.

Héctor Antón Castillo

Héctor Antón Castillo

Crítico de Arte

Pedro Pablo Oliva: Crónicas de lo Maravilloso y otros temas

Catálogo de la exposición “Pedro Pablo, Obras Recientes”, Galería Bernheim, Agosto 1992, Ciudad de Panamá.

En el panorama actual de la pintura cubana Pedro Pablo Oliva es, por más de una razón, un caso excepcional. Perteneciente a la llamada “Generación de los 70”, Oliva es el único de los autores consagrados que ha conservado incólume su “residencia en la tierra”, sigue viviendo en la provincia de Pinar del Río, apegado a un ritmo de vida y de trabajo que sería impensable en la capital.

Jorge de la Fuente

Crítico de Arte